Usted está aquí:Inicio/Minería/Industria/En Beneficio de La Gran Minería del Cobre. El año de la Negociaciones Colectivas: Una Gran Oportunidad

En Beneficio de La Gran Minería del Cobre. El año de la Negociaciones Colectivas: Una Gran Oportunidad

 

 

En Beneficio de La Gran Minería del Cobre

El año de la Negociaciones Colectivas: Una Gran Oportunidad

 

Gino Sturla Zerene

Ingeniero Civil, MSc. y Doctor © Economía

Universidad de Chile

12 de marzo de 2018

 

Resumen

La economía chilena está experimentando mejoras, ya ratificadas por el Banco Central de Chile con proyecciones optimistas para 2018 y 2019. En particular, la gran minería del cobre en Chile está pasando por un muy buen momento, al contexto macro se suman el precio del cobre y otros elementos que dicen relación con las expectativas sectoriales de inversión. Este año 2018 pondrá a prueba al sector, las 33 negociaciones colectivas, dentro del contexto de la reforma laboral, constituyen una oportunidad inédita para fortalecer y estabilizar los principales indicadores de inversión, sobre todo aquellos más débiles, que justamente dicen relación con aspectos laborales y huelgas. La gran oportunidad se enmarca dentro de un escenario económico auspicioso para el sector, con proyecciones del precio del cobre por sobre los 3 dólares la libra y con Chile considerado por organismos internacionales, como el mejor país de Latinoamérica para invertir en minería. Así, considerando que las expectativas de los trabajadores también crecen, es posible afirmar que en el corto plazo, 2-3 años, habrá recursos suficientes para mejorar sustantivamente los beneficios de los trabajadores, los cuales podrían aumentar hasta en un 50% sin inconvenientes.

 

Negocio Minero: Precio del Cobre y Expectativas de Inversión

El Banco Central de Chile en base a su “Encuesta de Expectativas Económicas” ha indicado recientemente proyecciones para un aumento de un 3.5% del PIB para 2018 y entre un 3.5% y 3.7% para 2019 [1].

El sector de la gran minería de cobre es sin duda el más auspicioso, condicionado fuertemente por: el aumento de las proyecciones del precio del metal en los mercados internacionales y por las mejoras sustantivas en cuanto a las expectativas de inversión.

 

Precio del cobre

La Corporación Nacional del Cobre (Cochilco) ha re-estimado sus proyecciones para el precio del cobre, desde 2.95 dólares la libra para 2018, ya bastante bueno, a 3.06 dólares la libra para 2018 y 3.11 dólares la libra para 2019 [2].

 

Expectativas de inversión

A las condiciones favorables de la economía chilena y el precio del cobre, se suman otros elementos que atraen la inversión extranjera al país, fundamentalmente en el corto plazo, 2-3 años.

Por su importancia a nivel internacional y prestigio, se hace alusión al ranking del Instituto Fraser, situado en Canadá, el cual clasifica a un total de 91 distritos Mineros, a objeto de entregar información a los inversionistas. La clasificación se hace a través de una encuesta a 360 ejecutivos mineros y consultores, la cual considera varios aspectos: geológicos, políticos, exploración, institucionalidad, aspectos laborales y medio ambiente, entre otras. [3]

En el último reporte del Instituto [3], Chile aparece como el mejor país de América Latina para invertir en minería, con un sorprendente repunte entre el año 2016 y 2017 en el ranking, desde el lugar 39º al 8º. Citado textualmente el reporte respecto a Chile: “los encuestados aseguraron que disminuyó la incertidumbre con respecto a la administración, interpretación y aplicación de las reglamentaciones existentes en la industria local. En el mismo sentido, también se habrían detectado menos inconsistencias regulatorias. Los requisitos de administración se han simplificado para los procesos de permisos, creando certeza para los inversores”.

Lo fundamental y transversal a todas las componentes del indicador es la incertidumbre, es claro que la inversión de agentes, en promedio adversos al riesgo, depende fuertemente del nivel de certeza que ofrece un país o distrito. En este sentido, el reporte mencionado indica que aquella componente que dice relación con aspectos laborales y huelgas sigue presentando altos niveles de incertidumbre. He aquí el desafío del sector para este año 2018.

 

Negociaciones Colectivas: Oportunidades Inéditas este Año 2018

 

Este año 2018 el sector de la minería del cobre presentará unas 33 negociaciones colectivas [4], dentro del contexto económico muy favorable: indicadores macroeconómicos del país, precio del cobre por sobre los 3 dólares la libra [5] y condiciones muy atractivas para la inversión extranjera.

Ver las negociaciones colectivas como un inconveniente no resulta consistente con el objetivo fundamental: disminuir la incertidumbre. Todo lo contrario, la inversión extranjera necesita certezas y coincidentemente, como se ha mencionado al término de la sección anterior, justamente son los aspectos laborales y huelgas (además de temas medio ambientales) los cuales requieren de una atención especial, aún más con una institucionalidad laboral recientemente modificada.

Escalar un puesto estando entre los mejores siempre es complejo, pero avanzar varios puestos cuando se está entre los peores no lo es. Justamente aquí se enmarca la gran oportunidad del sector este año, dar señales concretas de que es posible llevar a cabo de muy buena forma 33 negociaciones colectivas con una institucionalidad laboral incipiente.

Así, si empresas y autoridades entienden que las expectativas de los trabajadores también crecen y que habrá recursos suficientes para mejorar sustantivamente los beneficios de los trabajadores en el corto plazo, 2 a 3 años, sin duda alguna el sector mejorará los indicadores aún bajos y se posicionará con fuerza en el contexto internacional.

Llevando esto a un terreno concreto y en la línea de lo expuesto por el Presidente del Consejo Minero y la OCDE [6], hay que evitar procesos complejos de negociación y dar estabilidad al sector minero. La pregunta es ¿cómo?, dado el escenario planteado a lo largo de este artículo surge una respuesta muy plausible, aceptando mejoras sustantivas para los trabajadores, sobre todo las que dicen relación con la participación en los mejores resultados operacionales de las empresas: bonos de producción y continuidad operacional; y aquellas destinadas a la formación de capital humano, tantas veces recalcada por organismos internacionales: sueldo base, educación, salud y vivienda.

 

Una distinción necesaria

 

Debe recalcarse que estamos en una economía de mercado, dinámica, donde flujos de capital, rentabilidades, precio de los commodities, se hacen difíciles de pronosticar. No obstante, las decisiones las toman agentes que tienen información y proyecciones, al menos de corto plazo, agentes adversos al riesgo que se toman muy en serio la incertidumbre.

En el caso de los contratos colectivos, éstos contienen beneficios fijos y variables; he aquí el rol de los Sindicatos respecto a su responsabilidad con la disminución de la incertidumbre. Estos actores tienen todos los argumentos para solicitar aumento de beneficios por un periodo de 2-3 años, extensión temporal coincidente con aquella asociada a las condiciones económicas favorables. Sin embargo, deberán ir más allá, no sólo importa el valor actual esperado de los beneficios, es imperativo que efectúen análisis sobre los beneficios fijos y variables, serán los primeros los que otorgarán mayor certeza a la inversión extranjera y a las empresas.

Lo expresado en el párrafo anterior se podría resumir de la siguiente manera. Los trabajadores podrían solicitar un bono por una mejora de los resultados operacionales, con una componente base (o fija) más una variable. Supongamos que este bono se compone de 60 pesos como base y un ítem que dependerá de los resultados operacionales de la empresa, que en promedio se estima sean 40 pesos más. La parte variable, o sea los 40 pesos esperados, podría ser cero o bien 60 pesos, por ejemplo, si todo anduvo muy bien, en el primer caso los trabajadores recibirán 60 pesos y en el segundo 60+60=120 pesos. Esto es como una apuesta en el casino y en la práctica son los dueños del capital quienes se exponen a estas variaciones, no los trabajadores. Así, pensando en que los trabajadores también son agentes adversos al riesgo y que tienen una responsabilidad en esta oportunidad única para el sector, su inclinación natural debería ser por componentes fijos; en el ejemplo citado, una base de 90 pesos más 10 pesos de carácter variable, podría ser un alternativa.

 

Beneficios para las Empresas y Trabajadores: Un Simple Ejemplo

Si consideramos la producción proyectada de cobre para 2018, unas 5.74 millones de toneladas, y que las remuneraciones representan en torno al 7% de los ingresos operacionales de la gran minería [7], es posible hacer el siguiente ejercicio [8].

Si se toma como escenario base la proyección del precio del cobre de 2.95 dólares la libra efectuada por Cochilco, escenario ya auspicioso, la producción proyectada para 2018 y el porcentaje de las remuneraciones respecto de los ingresos operacionales, el monto que percibirían los trabajadores sería de unos 2,600 millones de dólares.

Sólo en base al cambio oficial de las proyecciones de Cochilco, es posible argumentar, de forma muy conservadora, que habrá recursos suficientes tanto en 2018 como en 2019, para aumentar en un 50% la remuneración de los trabajadores, unos 1,300 millones de dólares adicionales. La siguiente tabla presenta: proyección, precio del cobre, porcentaje de variación respecto a la proyección inicial de Cochilco, el valor de la producción total [8] y el remanente (en este caso destinado a remuneraciones).

 

Proyección Precio Cobre               (USD 2018/Lb) % Aumento Producción Total            (MM USD 2018) Remanente                        (MM USD 2018)
Base Cochilco 2.95 - 37,331 -
Proyección 2018 3.06 3.7% 38,723 1,392
Proyección 2019 3.11 5.4% 39,356 2,025

 

Con este ejemplo, y con los análisis efectuados a lo largo de este artículo, es posible concluir que mejorar, consolidar y estabilizar los indicadores de inversión minera en Chile no es para nada algo lejano, todo lo contrario. Tanto el escenario económico favorable como la voluntad conjunta de empresas, trabajadores y autoridades para disminuir la incertidumbre en las 33 negociaciones colectivas del año 2018, éstas podrán constituir un hito para el sector minero en Chile, con grandes beneficios para todos los involucrados. Así, se habrá aprovechado la “gran oportunidad”.

 

Referencias

[1] Se puede revisar en detalle la encuesta disponible en www.bancocentral.cl

[2] Ver detalle en “Informe de tendencias del mercado internacional del cobre”, enero de 2018, www.cochilco.cl

[3] El reporte para el año 2017 del Instituto Fraser puede ser revisado en detalle. Éste se encuentra disponible en www.fraserinstitute.org

[4] La siguiente noticia del Portal Minero, ofrece detalles al respecto. http://www.mch.cl/2018/02/19/2018-marcara-record-negociaciones-colectivas-la-gran-mineria-e-industria-se-alista-tratativas-mas-intensas-alza-del-cobre/

[5] Según información obtenida de a Bolsa de Metales de Londres, el valor promedio del precio del cobre refinado, entre los meses de Agosto de 2017 y Enero de 2018, fue de 3.18 dólares la libra.

[6] Las siguientes columnas aclaran lo expresado en relación al Consejo Minero y la OCDE. http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=433367 y http://www.emol.com/noticias/Economia/2018/01/09/890528/OCDE-alerta-vulnerabilidad-externa-en-Chile-por-baja-diversidad-economica.html

[7] Estos valores monto han sido reportado por Cochilco. www.cochilco.cl

[8] Hacer notar que no todo el cobre se vende a precio de refinado, no obstante para efectos comparativos esto no presenta inconvenientes, y las distorsiones en términos absolutos son bastante menores. Esto se puede profundizar en el estudio sobre las rentas económicas elaborado por investigadores de la Universidad de Chile. http://repositorio.uchile.cl/handle/2250/143401