Usted está aquí:Inicio/Minería/Industria/Para la parte del cobre la parte política no importa

Para la parte del cobre la parte política no importa

 César Pérez-Novoa: “Precio de incentivo para atraer proyecto nuevo en cobre es de US$3,30”

Publicado el 10 De Julio Del 2017

El analista de materias primas en BTG Pactual explica que la situación minera ha cambiado en la última década: “Estos precios son distintos de comienzos del 2000 cuando era de US$0,70 la libra, porque hace 17 años no había control de partículas, gases, emisiones en ciertas zonas”.

(Pulso) Optimista y fans de Chile es el analista de BTG Pactual César Pérez-Novoa quien recibiera el premio como mejor analista en selección de acciones en la industria de materiales en la tercera versión del premio Thomson Reuters Analyst Awards 2017 en Latinoamérica, que destaca la rentabilidad de sus recomendaciones y la precisión de sus proyecciones. Su expertise es el cobre y por ello comenta que reside en Chile para saber de primera fuente lo que ocurre en el mercado. Hace poco estuvo en una mega reunión con 165 fondos de inversión y asegura que las perspectivas para nuestro país eran muy positivas.

Para el crecimiento, las proyecciones no son buenas, ¿cómo se entiende esa mejor expectativa?

-Es que las expectativas para este año ya han sido jugadas, y al final del día hay consenso en que el crecimiento se estabilizará en 1,5%, pero para 2017 estamos viendo que la economía puede retomar un rango entre 2,5% y 3,5% usando la misma data del Banco Central. Ese cambio es relevante y debería mantener al mercado optimista.

Es una cifra baja si uno recuerda que antes el país crecía a 5%.

-Obviamente retomar otro tipo de senda con cifras pasadas no es permisible con la coyuntura global, considerando además lo que está ocurriendo con los socios comerciales y con las materias primas que son altamente importantes para esta economía. Con un precio del cobre proyectado para el próximo año en US$2,68, tener ese rango de crecimiento entre 2,5% y 3,5% es bueno.

¿A qué atribuye usted estos menores niveles de crecimiento en los últimos tres años? ¿qué sucedió con el país?

-Aquí hay una cantidad de variables que juegan, y entre ellas la parte de inversión en materias primas es muy importante para toda América Latina. Claramente también los socios comerciales de Chile como productores de materias primas fueron impactados, por la transición debido al cambio de modelo hecho por el comprador de materias primas más grande del planeta, que demanda el 40% al 60% del volumen de producción de commodities. Entonces, para de comprar materias primas y el ciclo de inversión para todos cae, las cifras de Chile no son sólo de este país, sino que lo mismo sucedió en Colombia, y en Perú donde una economía que crecía al 7% hoy crece al 2,5%.

¿Es tan relevante ese punto porque hay algunos analistas que lo adjudican a los cambios internos?

-Para remarcar el punto debo señalar que la última inversión que tuvimos en el mercado de los commodities fue en 2013, ya que obviamente en los siguientes años no se veía un retorno de capital y no había dinero ni para explorar.

¿Cuáles son sus perspectivas para el precio del cobre?

-Este año nuestra proyección es de US$2,60, estamos pensando en un déficit de 75 mil toneladas, con la mayor inversión en 2018 éste se reducirá a 20 mil toneladas, con precio promedio de US$2,68. Y el precio de incentivo para atraer un greenfield o proyecto nuevo es en torno a los US$3,30, y claramente estos son distintos de comienzos del 2000 cuando era de US$0,70, porque hace 17 años no había control de partículas, gases, emisiones en ciertas zonas, no teníamos incidentes químicos en los concentrados. Nuestros cálculos se realizan con lo que ya tenemos en nuestro modelo, pero hay jurisdicciones en el mundo en que el costo podría ser mucho más alto por la intensidad de capital.

¿Chile, entonces está dentro de ese mismo parámetro?

-Claro, van a haber variantes hay bondades y complejidades en distintos lugares

¿Y la estructura tributaria en Chile en cuál estaría?

-Definitivamente eso está internalizado, la industria ha vivido toda su vida con los royalties y las comunidades y el tipo de cambio, eso es el pan de cada día. La competencia no viene por un tema tributario sino que por un tema operativo y geológico.

¿Y el cambio en el Código Laboral?

El caso de Escondida se llevó a cabo con un Código Laboral que ya no rige, y no hemos tenido incidentes bajo el nuevo Código. Nuestra visión es que ojalá que prevalezca el diálogo como en Candelaria que hizo un buen trabajo al negociar de manera preliminar, y eso cayó dentro del marco de la reforma laboral. Espero que siga de esa manera. Soy optimista.

¿Chile sigue siendo un país atractivo para invertir?

-Por supuesto, todo el mundo mira a Chile, todos los días en la prensa aparecen actores extranjeros comprando empresas locales, es una jurisdicción con muy buena infraestructura, impecable, hay condiciones que son relativamente favorables para la inversión, hay un modelo de desarrollo minero que está probado, el capital humano es bueno, eso es una ventaja competitiva y va a seguir siendo un lugar importante.

¿Debería ser pesimista si se compara con Colombia y Perú?

-Todos los países son distintos y la comparación no siempre es limpia. Es más comparable una mina A en Chile con una mina B en Junín, porque en el caso de los países hay que hacer una disección de un montón de cosas, pero sí puedo decir que la infraestructura acá es la mejor que he visto en América Latina, hay países que no la tienen desarrollada y ello trae una complejidad como operar en la selva en Colombia. Lo importante al final del día es la competitividad y Chile destaca en costo de cobre puro donde el primer costo es de US$1,35 proyectado para este año.

¿Se llegará en algún momento a US$3,30 en el precio del cobre para iniciar nuevos proyectos?

-La demanda debe crecer aunque no se espera en el corto plazo, pero si ocurre la capacidad de respuesta es limitada porque la última mina grande fue en Perú hace 18 meses con las Bambas, no hay otro caso grande en el periscopio.

¿Entonces con el cobre en US$2,68 proyectado para 2018, es plausible el crecimiento de 2,5% en Chile?

-Sí, obviamente. Con un precio de US$2,68 es permisible empezar a explorar y eso ya lo estamos viendo en distintas regiones, no sólo en Chile. Con ese precio se tiene incentivo para un brownfield como una ampliación adyacente donde se tenga la capacidad y el recurso.

¿Influiría un cambio de gobierno?

-Para la parte del cobre la parte política no importa, acá lo que dicta es la geología, el radar de inversionista del cobre obviamente quiere ver reglas claras que influyan en su operación, y este país tiene reglas claras.

 

Fuente: http://www.mch.cl/2017/07/10/cesar-perez-novoa-precio-incentivo-atraer-proyecto-nuevo-cobre-us330/