Usted está aquí:Inicio/Legislación/Actualidad/Brasil: Principales Puntos de Reforma Laboral

Brasil: Principales Puntos de Reforma Laboral

La reforma laboral brasileña

20 DE JULIO 2017 - 01:03

OPINIONES

Walter Neil Bühler

 http://www.eltribuno.info/salta/nota/2017-7-20-0-0-0-la-reforma-laboral-brasilena

En el 2008 la República Popular China encaró una drástica reforma laboral para reducir los inauditos grados de explotación laboral que permitía la legislación hasta ese entonces vigente, y que llegaban al extremo del trabajo esclavo denunciado en los foros internacionales.

La más enérgica oposición a esa reforma fue protagonizada por las grandes multinacionales y las megaempresas dedicadas a la exportación, que amenazaban con la "deslocalización", llevando sus industrias a otros "paraísos" laborales.

Una ola de suicidios de trabajadores llevó a la convicción que la reforma era inaplazable. Aunque la crisis mundial ralentizó el crecimiento chino, el gigante asiático no dejó de crecer y continuar como locomotora de la economía planetaria.

Diez años después, en Brasil, un poderoso lobby de multinacionales y grandes empresas ha logrado retrotraer la legislación laboral a niveles del siglo XIX y que poco beneficiará a las pymes. Se hará tabla rasa con elementales derechos laborales, al mejor estilo de las antiguas legislaciones del sudeste asiático.

La reforma brasileña, a diferencia de las numerosas experiencias europeas, cambia violentamente un paradigma construido laboriosamente desde hace más de un siglo en torno a la esencia de las relaciones laborales. Tal principio que propugna la protección al trabajador se desarrolla a partir del dato (incontrovertible) de la desigualdad de la capacidad de negociación del trabajador frente a su empleador.

Al margen de la decena de reformas puntuales que establece el nuevo régimen laboral brasileño, una sola de ellas sirve para aniquilar los principios fundamentales del derecho del trabajo; nos referimos a la posibilidad de celebrar acuerdos individuales o plurindividuales que prevalecerán sobre la legislación laboral. El trabajador queda así absolutamente desamparado, sin sindicatos que lo apoyen o leyes que lo protejan.

Las consecuencias económicas no serán, como se pregona, un espectacular crecimiento de nuestros vecinos; simplemente será una transferencia para que los ricos sean cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Si la falta de protección legal diera ese resultado de mejoría económica, nuestro país sería altamente competitivo, ya que tiene a casi un 50% de sus trabajadores, que, al no estar registrados, no tienen salarios mínimos, jornadas limitadas, aguinaldos, vacaciones ni múltiples derechos que algunos empresarios cavernarios pretenden eliminar.

Algunos puntos

Concretamente, la nueva legislación brasileña dispone lo siguiente:

- Permite que los acuerdos sindicales prevalezcan sobre la legislación.

- Amplía la tercerización, alcanzando la actividad principal del establecimiento

- Crea nuevos tipos de contratos de trabajo, entre ellos el trabajo intermitente.

- Amplía la posibilidad de acuerdos individuales, entre ellos la posibilidad de jornada de 12 horas por 36 horas de descanso y reducción de intervalo intrajornada.

- Crea una comisión de representantes de los empleados para negociar directamente con la empresa.

- Prevé banco de horas para compensación de horas extras, sin necesidad de acuerdo colectivo.

- Dificulta y encarece el acceso a la Justicia del Trabajo

- Retira la obligación de negociar con sindicatos despidos colectivos.

- Restringe las hipótesis y fija límites de valores para indemnizaciones por daños morales.

- Autoriza arbitrajes laborales para salarios por encima de R$ 11.100.

- Permite a las mujeres embarazadas y en período de lactancia realizar trabajos insalubres.

- Revoca los 15 minutos de descanso antes de las horas extras para las mujeres.