Usted está aquí:Inicio/Energia/Industria/Gobierno y generadoras ponen fin a desarrollo termoeléctrico en el país

Gobierno y generadoras ponen fin a desarrollo termoeléctrico en el país

 

 

Gobierno y generadoras ponen fin a desarrollo termoeléctrico en el país

29 de enero de 2018

http://www.latercera.com/negocios/noticia/gobierno-generadoras-ponen-fin-desarrollo-termoelectrico-pais/50974/

Una buena noticia para el medio ambiente. Eso fue lo que anunció ayer el Ministerio de Energía y las principales firmas generadoras del país, tras comunicar que alcanzaron un acuerdo para poner fin al desarrollo de nuevas plantas en base a carbón que no cuenten con sistemas de captura y almacenamiento de carbono u otras tecnologías equivalentes.

El acuerdo, en el que participaron las empresas socias de la Asociación de Generadoras de Chile: AES Gener, Colbún, Enel y Engie, también considera el establecimiento de una mesa de trabajo en la cual se definirá un cronograma para establecer el cese programado y gradual de generación eléctrica ya existente con esta tecnología.

“Gracias a la importante reducción de costos y masificación de tecnologías de generación renovable que se han ido incorporando a nuestra matriz, la industria de generación eléctrica visualiza un futuro crecientemente renovable, donde la generación termoeléctrica dejará de ser la principal fuente de energía, y será junto con la hidroelectricidad, otras tecnologías renovables y el almacenamiento, el complemento de la generación variable solar fotovoltaica y eólica en momentos de ausencia de luz solar o viento”, señalaron las generadoras y la cartera de energía, a través de un comunicado conjunto.

MÁS SOBRE ACUERDO

El anuncio se realiza a más de cien años de que se construyera la primera iniciativa de este tipo, cuando Chilean Electric Tramway edificó la primera planta de carbón en las cercanía del cerro San Cristóbal para el funcionamiento del tranvía eléctrico ubicado en la capital del país. También se produce a seis años de que fuera paralizado el proyecto ligado al brasileño Eike Batista, Central Castilla, que consideraba una inversión de US$ 4.400 millones y que enfrentó el rechazo de las comunidades.

El ministro de Energía, Andrés Rebolledo, señaló que en el cronograma que se desarrollará es necesario tener en cuenta elementos como la seguridad del sistema y los costos financieros que implicara esta medida para las empresas. Asimismo, estimó entre 2030 y 2050, el término de este proceso.

Por su lado, el vicepresidente ejecutivo de las Generadoras de Chile, Claudio Seebach, explicó que “los costos competitivos de energía renovables hoy son las tecnologías que están dominando el mercado y dado a que el carbón es el pilar central de la generación, es bueno tener une cronograma”. Mientras que el gerente de generación de Enel, Michele Siciliano, indicó que “estamos empezando a imaginar cómo va a ser el mundo sin carboneras. Tenemos el compromiso de no construir plantas sin todas las medidas”.

Actualmente existen 15 centrales y 27 unidades con base a carbón a lo largo del país, es decir unos 5.164 MW en operación en el sistema eléctrico, cifra que representan el 21,9% de la capacidad instalada (23.000 MW a diciembre de 2017).

Durante el año pasado la generación a carbón fue de 28,971 GWh, cifra que implicó el 38,8% de la energía generada (74.588 GWh).

Las dudas

Una de las dudas que surgieron tras el anuncio, tienen que ver con los dos proyectos de esta tecnología que están en carpeta: la central Santa María II, de Colbún y con la segunda etapa de Infraestructura Energética Mejillones, de Engie.

Frente al primero, el gerente general de Colbún, Thomas Keller, señaló que “hay un trabajo con la autoridad en esa materia y eso tiene consecuencias en el plano contable de Colbún”, pero no quiso precisar si el proyecto se concretará o no.

Frente al acuerdo, el director y socio fundador de Valgesta Energía, Ramón Galaz, indicó que “se ajusta a lo que el mercado está haciendo no sólo en Chile, sino que a nivel internacional”,

“Los costos que presentan estas nuevas tecnologías (en base a carbón, pero con menos emisiones) son más altos que los que tienen otras, como las energías renovables”, señaló, añadiendo que “esta discusión se tenía que hacer, pero teniendo en cuenta que no se podía afectar ni la seguridad, ni a las empresas”.